SOMOS COCA-COLA EN LUCHA

Publicado por José Antonio Díaz Nieto

Quiero empezar diciendo, que este libro es una recopilación de hechos ocurridos por una multinacional contra unos trabajadores, que vencieron al gigante y que les cuento en primera persona. La multinacional Coca-Cola, en enero de 2014 hizo un ERE ilegal, afectando a 1250 trabajadores, cerrando fábricas como Palma de Mallorca, Asturias, Galicia y Madrid.

Ese fatídico día de enero, (22)20151214_somos_cocacola_enlucha, por la mañana, se cerró un acuerdo con la empresa de nuestro convenio sin apenas dificultades, por la tarde anunciaron el cierre de las fábricas.

Mi sentir es generalizado. Os contaré en primera persona los pensamientos que se me pasaron por la cabeza pero, como dije antes, es el sentir de todos los que quedamos en la fábrica.

Yo salía, como de costumbre, del turno de noche, me fui para casa y cuando llegó la tarde, sobre las 17:00 o 18:00 horas, empecé a recibir mensajes, pero no podía creer todo lo que estaba leyendo, hasta que momentos después mi compañero me llamó para decírmelo, me dijo que si me había enterado de lo sucedido, le dije que no podía creérmelo que era una pesadilla que no podía ser, que se habían equivocado, buscaba algo que me dijera que la fábrica seguiría abierta, pero no, no fue así, en ese momento es como si el mundo se te cayera encima, lo que tenías previsto de cara al futuro e incluso el presente se te viene abajo y no sabes cómo reaccionar. Estuve 17 años de eventual (hacía seis meses al año), en total llevaba 14 años fijo, con lo que me costó llegar… y todo se terminaba de repente. Lo primero que hice fue llamar a mi mujer y contarle la noticia y ella me dijo no podía ser, que sería una broma, que la de Fuenlabrada era la mejor fábrica de España, la segunda mejor de Europa y, sobre todo, la que más productos puede hacer, que en ese momento eran todos los productos menos las aguas, dado que teníamos la mejor maquinaria de todas las plantas.

Una vez recibida (que no encajada) la noticia, empecé a pensar en mi futuro, en los gastos que tenía y en cómo podíamos liberarnos de muchas cosas conseguidas hasta entonces y que tendríamos que vender, dado que con tres hijos, una casa y una casa de campo (que nos hicimos mi mujer y yo), dado que por aquel entonces nuestra economía nos lo permitía.

Entonces fue cuando empezamos las huelgas a las puertas de la fábrica, durmiendo en la calle, manifestaciones y muchísimas cosas que nos pasaron, empezamos a guardar nuestra fábrica para que nadie entrara a desvalijarla, día y noche en turnos de 8 horas con frío sol y lluvia, fueron meses duros pero era lo que tocaba defender nuestros derechos. El 1 de abril la empresa ejecutó el ERE y nos echó a la calle. Entonces sí que estábamos despedidos. Sin embargo, con un comité de empresa como el que tenemos , no nos quedó otra opción que seguir luchando… o, por lo menos, intentarlo con todas nuestras fuerzas. El 12 de junio de 2014 salió en la Audiencia Nacional el ERE nulo, fue un gran paso y una fuerte carga de emoción para todos. Luego, en octubre, el Supremo de nuevo reforzó nuestra lucha, poco a poco íbamos ganando al gigante, pero esto solo fue el principio: pasaron muchas más cosas que se cuentan en el libro, en la voz de los que lo vivimos.

A día de hoy estamos dentro de la fábrica 173 Espartanos, desde que empezamos a ganar nos bautizamos así y es así como nos reconocen las clases y los movimientos sociales. Seguimos luchando por nuestro puesto de trabajo y por una fábrica con líneas de producción, no como estamos ahora en una fábrica fantasma que, según ellos, es de recambios y se llama COIL. Os animo a que lo leáis y os aseguro que se os pondrá la carne de gallina cuando conozcáis a los protagonistas de la historia.También tengo que mencionar a nuestro amigo, compañero y abogado Enrique Lillo, un profesional de la cabeza a los pies, que nos ha dado todo su apoyo y su confianza para poder seguir luchando.

El recomendar este libro no es porque vaya a ser un best-seller, sino porque entiendo que es un paso importante para los trabajadores de este país, de cómo un gigante llamado Coca-Cola ha sido derrotado por unos trabajadores. Es como la lucha de David contra Golia: al final, si tienes razón y luchas, quizá consigas ganar; pero si no luchas nunca ganarás. Eso es exactamente lo que nosotros hicimos: luchar, pero no solo por nosotros, sino por un montón de empresas que venían detrás para hacer lo mismo que la nuestra, que con 900 millones de beneficios anuales quiso hacer un ERE, dado que la reforma laboral se lo había puesto a…

Por eso y por otras muchas cosas que podría contaros (pero prefiero que saquéis vuestras propias conclusiones) espero y deseo que leáis este libro como un ejemplo para vosotr@s, que luchemos por lo que es nuestro y por lo que generaciones anteriores lucharon con uñas y dientes, no para que de la noche a la mañana nos arrebaten nuestros derechos de un plumazo.

Y, cómo no, voy  a despedirme de la manera que lo hacemos en las manifestaciones y concentraciones los Espartanos: ¡NI UN PASO ATRÁS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s